Silenciar la democracia: Las masacres de Remedios y Segovia, 1982-1997

Informe del CNMH que hace parte de la colección de casos emblemáticos de la violencia

Inicio | Contexto | Trayectoria de los Actores Armados en el Alto Nordeste Antioqueño

Trayectoria de los Actores Armados en el Alto Nordeste Antioqueño

 

Trayectoria de las FF.MM.

 

Fuerzas Militares de Colombia

----Trayectoria de las FF.MM.----

 

Durante la mayor parte del siglo XX, la presencia de la Fuerza Pública en el Alto Nordeste antioqueño estuvo relacionada con el control de situaciones críticas del conflicto social a las que se les dio el tratamiento de problemas de orden público. En el caso de Segovia respaldó recurrentemente la posición patronal de la FGM durante las protestas y negociaciones, mientras que la presencia de fuerza nacional (Ejército y/o Policía) se manifestó en forma discontinua desde la coyuntura de “la masacre de los nacionales” en 1938 hasta el inicio de la década de 1970.

 

La región se militarizó a partir de la década de 1970 cuando quedó inserta territorialmente en el desarrollo nacional de la estrategia contrainsurgente. Esta hizo parte del área de acción de la Operación Anorí, cuyo objetivo era cercar y acabar al ELN, y en la cual se puso en práctica por primera vez en la región la combinación de prácticas de cooptación y coerción de la población civil (incluyendo el terror) por parte de las Fuerzas Armadas. Una vez finalizada la operación, que casi acaba con el ELN, parte de las tropas que participaron permanecieron en la región, incluyendo personal del Batallón Bomboná. De esta manera, durante la primera parte de la década primó el componente militar de la estrategia contrainsurgente en la implantación de la Fuerza Pública en la región.

 

En la segunda mitad de la década se implementó el componente cívico militar como complemento de la fuerza, este se concretaría temporalmente en brigadas cívicas de salud y aseo realizadas por el Batallón Miguel Antonio Caro. En este mismo período, el Ejército se estableció de modo permanente en la localidad con la construcción de la base militar en terrenos de la FGM, ubicada entre los cascos urbanos de Segovia y Remedios. Esta base estaría posteriormente bajo el mando del Batallón No 12 “Batalla de Bomboná” adscrito a la XIV Brigada durante las décadas de 1980 y 1990.

 

La FGM, en un primer momento, se comprometería con el sustento logístico de la tropa (alimentación, y transporte). Así, localmente, la asociación entre la empresa y las Fueras Militares enseñaba un tipo de vínculos que no son extraños en el contexto nacional: la protección a la inversión extranjera y el intercambio de seguridad por mantenimiento logístico conforman un modelo históricamente reconocido en Colombia.

 

Ver línea de tiempo (1919 - 1983)

 

Trayectoria del ELN

 

Ejercito de Liberación Nacional

----Trayectoria del ELN.----

 

La trayectoria del Ejército de Liberación Nacional en el Alto Nordeste Antioqueño es de larga duración y presenta períodos sucesivos de auge y crisis. Durante la primera fase (1969‐1973), el frente José Antonio Galán cruza el río Magdalena desde Santander hacia el occidente y comienza a desarrollar trabajo político en Segovia y Remedios bajo la coordinación de Manuel Vásquez Castaño. En este caso el ELN privilegió el trabajo político con la población, especialmente campesinos colonos, evitando de manera sistemática el enfrentamiento con la fuerza pública.

 

En 1972 comienza un segundo momento enfocado en las labores militares a través de las cuáles se busca apuntalar el reclutamiento de pobladores locales, en este contexto se realiza la toma simultánea de Remedios, Santa Isabel y Otú, el 6 de enero de 1972, las dos concentraciones de población más importantes del municipio y el aeropuerto regional . Este período de crecimiento implica también la captación de nuevos recursos, parte de los cuales se derivaron de secuestros extorsivos de personal extranjero de la FGM.

 

La segunda fase del ELN en el Nordeste antioqueño es de crisis y prácticamente desaparición (1973‐1982). En 1973 el ELN deja la región con miras de reunirse en el Bajo Cauca, la respuesta de la Fuerza Pública fue la Operación Anorí que deja al ELN en una situación precaria, solo un pequeño grupo sobrevive a la Operación y algunos logran resguardarse en Remedios, donde se había llevado a cabo con anterioridad un trabajo político. En la región sólo queda un pequeño grupo al mando de “René”, el cual desaparece después de la asamblea de Anacoreto en 1974.

 

El siguiente período 1983‐1986 se caracterizó por el regreso y fortalecimiento del ELN en el Nordeste. Al final del período estaban operando en las áreas rurales de Segovia y Remedios tres frentes: José Antonio Galán, Compañero Tomás, Héroes de Anorí, y una compañía: Compañía Anorí. Al igual que las FARC después de la VII conferencia, el ELN intenta dar el paso hacia a una guerra de posiciones. Sin embargo la actividad militar registrada durante el período, en términos de violencia letal, es bastante limitada.

 

Posteriormente vendría el período de mayor auge del ELN en el Nordeste Antioqueño entre 1987 y 1997. Durante éste se concreta localmente la nueva dirección política y militar del ELN a nivel nacional: La política “petrolera” o de regulación de las actividades extractivas (oro y petróleo) como forma de financiación junto al secuestro extorsivo; la construcción del “poder popular” a partir de la inserción amplia en la política formal y en la organización social; y la conformación de alianzas militares con otros grupos insurgentes (UC‐ELN, CNG, CGSB). Esto significó que en este período hubiera un ascenso en el trabajo político con la población, en el reclutamiento y en las acciones militares.

 

Ver línea de tiempo (1919 - 1983)

 

Trayectoria de las FARC

 

Fuerzas Armadas Revolucionarias de Colombia

----Trayectoria de las FARC.----

 

La trayectoria de las FARC en el Alto Nordeste antioqueño es posterior a la del ELN, llega a la zona como consecuencia del movimiento de su IV Frente que combatía en el sur del Magdalena Medio durante la década de 1970. Es así como «en un proceso acelerado de crecimiento, del IV frente se pasa a la creación de cinco frentes más, lo que permite su desplazamiento hacia Puerto Berrío y, de allí hacia el Nordeste y Bajo Cauca antioqueño».

 

En una primera etapa, al comenzar la década de 1980, el arribo de las FARC a un territorio histórico del ELN se realizó mientras éste último se encontraba en un momento de reestructuración, facilitando el proceso. En la llegada del IV Frente a las áreas rurales de Segovia y Remedios, éste privilegió la actividad militar sobre la actividad política, las presiones económicas que supusieron el desdoblamiento y el movimiento hacia un territorio nuevo sin bases políticas marcaron las prácticas de esta guerrilla, su presencia fue en principio clandestina y sus acciones más visibles privilegiaron la obtención de recursos por sobre una reivindicación política: el secuestro de Jesús Castaño, padre de los hermanos Castaño Gil, el 19 de septiembre de 1980 y «el asalto al principal comprador de oro de la región, Bernardo Estrada, el 25 de marzo».

 

El segundo período de las FARC en el Alto Nordeste antioqueño comienza hacia 1985 con la negociación entre esta guerrilla y el gobierno Betancur. Previamente a la constitución de la UP, las FARC salen de la clandestinidad y realizan un trabajo político propio convocando a la población de Segovia y Remedios a audiencias públicas sobre el programa de la organización y el proceso de negociación. Ese momento fue decisivo para el crecimiento de las FARC tanto en reclutamiento como en captación de recursos. Producto del fortalecimiento entre 1984 y 1987 y de la política de unidad del ELN en la conformación de la CGSB, el IV Frente se desdobla y crea el frente XXXVII dentro de la misma región.

 

Este desdoblamiento a finales de la década estuvo acompañado por la conformación de Milicias Bolivarianas (urbanas) con posterioridad a la masacre del 11 de noviembre de 1988, en paralelo a la conformación de las milicias del ELN. Esto significó la profundización del conflicto armado en los cascos urbanos.

 

Por otra parte, la competencia entre el IV Frente y el nuevo XXXVII Frente por representación política y recursos en una misma región llevaron consigo tensiones internas que sólo se resolvieron a principios de los noventa con la reestructuración en bloques producto de la octava conferencia. Así, se presentó el desplazamiento del Frente XXXVII hacia el norte como parte del bloque Caribe, mientras que el histórico IV Frente se mantuvo en el Nordeste como parte del bloque Magdalena Medio.

 

La financiación de las FARC se organizó alrededor las exacciones de recursos a mineros, comerciantes, ganaderos y contratistas públicos, en muchos casos a través de la extorsión y el secuestro. Estos constituyeron su fuente de recursos en la región, y se diferenció del ELN únicamente en la política petrolera de esta última. De otro lado, durante el período 1983‐1997 no existían cultivos ilícitos en la región, los cuales terminaron por constituirse en una fuente determinante de recursos para las FARC en otras regiones del país, esto hizo del VI Frente, en su momento, una unidad particular en términos financieros.

 

Ver línea de tiempo (1919 - 1983)

 

Recomendado

Carátula del Informe Silenciar la Democracia - Las Masacres de Segovia y Remedios 1982 - 1997.

Serie radial sobre las masacres de Segovia y Remedios

Síguenos en nuestras redes sociales: Youtube Instagram Soundcloud