Silenciar la democracia: Las masacres de Remedios y Segovia, 1982-1997

Informe del CNMH que hace parte de la colección de casos emblemáticos de la violencia

Inicio | Contexto | La crisis social

La crisis social

El crecimiento poblacional —asociado a la inmigración atraída por el auge del oro— produce nuevas condiciones sociales en las concentraciones urbanas, las cuales prácticamente doblan sus poblaciones durante el período 1982‐1997. Dos grandes implicaciones se desprendieron de este proceso: el incremento de conflictos por presiones territoriales y la conformación de nuevas dinámicas de integración y diferenciación sociales.

 

De esta forma, surgen nuevas necesidades como las demandas de vivienda y servicios públicos domiciliarios que no fueron atendidas apropiadamente, especialmente el saneamiento básico (ver gráficas). Así mismo, aumenta en cifras absolutas la escasez de bienes públicos como infraestructura, salud y educación. De este modo, la política regional del período giró alrededor del conflicto proveniente de esta insatisfacción, interpelando permanente al Estado.

 

1. Cobertura por conexión de servicios públicos Alto Nordeste 1973 - 2005

Acuerducto, alcantarillado, energía eléctrica. Fuente DANE.

 

Ver estadística 01

 

 

2. Necesidades básicas insatisfechas Alto Nordeste 1985 - 2005

Fuente DANE - SIGOT.

 

Ver estadística 02

 

 

3. Hogares con alto defict de vivienda Alto Nordeste 1993

Fuente DANE - DNP - SISD.

 

Ver estadística 03

 

 

4. Ingresos municipales totales reportados al DNP Segovia y Remedios 1984 - 2000

Fuente DANE - DNP - SISD.

 

Ver estadística 04

 

 

Estas nuevas demandas sociales no fueron suplidas efectivamente por el Estado, lo que significó que la solución parcial a estas nuevas necesidades fuera una mezcla de intermediación política y autogestión. La demanda de vivienda fue solucionada por la vía de las invasiones. La toma de tierras urbanas fue atendida primero por el Partido Liberal en los primeros años de la década de 1980, especialmente en Segovia con el Barrio José Antonio Galán o invasión de El Tigrito. Para la segunda mitad de esta década, nuevos actores tomaron su lugar como intermediarios, fue así como la UP, las FARC y el ELN, promovieron nuevas concentraciones informales en las áreas urbanas de Segovia y Remedios como los barrios 20 de Julio, 7 de julio, Camacol, La Paz, 13 de Mayo y Santa Marta.

 

Por otra parte, se conformaron sociedades periféricas donde convergían muchos individuos en la búsqueda de ventajas que le permitieran mejorar sus condiciones económicas y sociales, y donde la regulación social era precaria. Las invasiones eran empresas colectivas entre desconocidos recién llegados, sin vínculos de parentesco, compadrazgo o vecindad que configuraran una cohesión social, razón por la cual los conflictos en su ocupación y construcción eran frecuentes. Esto generó conflictos entre establecidos y forasteros, así como entre los forasteros mismos en el proceso de asentamiento. Lo anterior propició la regulación del orden social por parte de intermediarios, especialmente de los actores armados, en la resolución de disputas por predios, linderos y conflictos de convivencia producto de las nuevas relaciones de vecindad.

 

Recomendado

Carátula del Informe Silenciar la Democracia - Las Masacres de Segovia y Remedios 1982 - 1997.

Serie radial sobre las masacres de Segovia y Remedios

Síguenos en nuestras redes sociales: Youtube Instagram Soundcloud