Minas antipersonal: huella imborrable de la guerra

Publicado 04 Abr 2016
Modificado por última vez en 07 Mar 2018
Minas antipersonal: huella imborrable de la guerra Fotografía por César Romero para el CNMH

Hoy, 4 de abril, se conmemora el Día Internacional para la Sensibilización contra las Minas Antipersonal. Cada año esta fecha nos da una oportunidad para honrar la vida y resistencia de más de 33 mil colombianos que han sido víctimas de estos artefactos atroces; 33 mil razones más para decir #NoMasViolencia.

Por Maria de los Ángeles Reyes, periodista del CNMH.

En Colombia el conflicto que vivimos hace más de 50 años nos ha hecho olvidar que  la paz, que muchas generaciones no conocemos, no es una consigna política ni una cantidad de firmas sobre el papel. La paz es un sustantivo, un antónimo de la guerra, de la violencia y del dolor. Defender la paz, por tanto, es defender los derechos humanos y exigir que, aun en medio de las guerras y conflictos armados, debe haber un límite. El uso de minas antipersonal lo sobrepasa.

Un arma para la crueldad

Las minas antipersonal, según informes del Comité Internacional de la Cruz Roja, CICR, surgieron como una forma de defender los campos con minas terrestres antitanques. Eran un arma para la defensa del territorio y empezaron a ser usadas en gran escala durante la Primera Guerra Mundial.

Son armas muy económicas y con un alcance menor que las minas convencionales y que, por la misma razón, no se emplean para matar al enemigo sino para darle escarmiento debido a las secuelas físicas y psicológicas que dejan. La legitimidad de su uso fue debatida hasta 1980 en la Convención sobre Armas Convencionales. Y, a pesar de los esfuerzos de un amplio sector que buscaba su prohibición, siguieron estando permitidas por el Derecho Internacional Humanitario (DIH) hasta 1997. Ese año se firmó el Tratado de Ottawa, sobre la prohibición del empleo, almacenamiento, producción y transferencia de minas antipersonal y sobre su destrucción; al que Colombia se suscribió y ratificó mediante la Ley 759 de 2002.

La razón de su prohibición, según este tratado, radica en dos cosas. Primero que el daño causado supera las medidas de proporcionalidad en los conflictos. Y segundo, y más importante, no permiten la distinción entre civiles y combatientes, sobre todo en conflictos armados en territorios irregulares, como el colombiano, y en conflictos de larga duración.

La situación en Colombia

En lo corrido del año, según la Dirección de Acción Contra Minas, 12 personas han sido heridas en eventos relacionados con minas antipersonal y municiones sin explotar, y dos han muerto; ambas eran miembros de la Fuerza Pública. En Colombia se consideran víctimas de estos artefactos tanto los civiles como los integrantes de la fuerza pública.

De hecho, Colombia es el país con más víctimas de la fuerza pública afectados por minas antipersonal. Esto, según Maria Elisa Pinto, investigadora del Centro Nacional de Memoria Histórica, es una particularidad exclusiva del conflicto colombiano. Las minas antipersonal tienden a ser un problema muy grave en los periodos de posconflicto. Por tanto, en la mayoría de países que sufren con el fenómeno de las minas, las víctimas son, en su mayoría,  civiles.

Acción Contra Minas lleva un registro de las víctimas de estos artefactos desde 1990. Los años en que más colombianos resultaron afectados por minas antipersonal fueron entre 2002 y 2010, durante el despliegue de la política de Seguridad Democrática y el desarme paramilitar. Y, los grupos armados que más las han utilizado, en la historia del conflicto, han sido las guerrillas; sobre todo las Farc y en una alta proporción, según las investigaciones que adelanta el CNMH, el Eln.

Un gran reto humanitario

Maria Elisa Pinto dice que las principales consecuencias de las minas sembradas tienen que ver con la afectación a todos los procesos relacionados con el uso del territorio: las minas dejan una huella en la tierra. Según Verdad Abierta, tan solo en la Región Andina, 11 de 25 Parques Nacionales Naturales reportan eventos de minas antipersonal. Eso sin mencionar parques como la Serranía de la Macarena o reservas en toda la región de El Catatumbo.

Las implicaciones sobre el territorio tienen consecuencias directas sobre la población civil. Hay deserción escolar por miedo hacer cualquier desplazamiento en zonas rurales, el retorno de poblaciones desplazadas se dificulta, y se obstruye, también, la producción agrícola. Según la Acnur, el problema migratorio generado por campos minados en periodos de posguerra son alarmantes pues los desplazamientos internos pueden aumentar por el miedo de la población civil a resultar afectada por las minas sembradas durante el conflicto.

Por tanto, es imperativo que el Estado asuma la labor del desminado para la consecución de una paz estable y duradera. Sin embargo, la erradicación de las minas antipersonal es uno de los procedimientos que resultan más costosos para los países que terminan conflictos armados. Acción Contra Minas ha adelantado labores de desminado humanitario desde 2009. Estos esfuerzos han liberado del peligro de las minas a cinco municipios de cuatro departamentos del país: San Carlos y San Francisco en Antioquia, El Dorado en el Meta, Zambrano en Bolívar y San Vicente de Chucurí en Santander.

Hay grandes avances, pero los retos siguen siendo titánicos: el Gobierno calcula que hay aproximadamente 100 mil explosivos sin detonar en las zonas rurales de todo el territorio nacional.

Más allá de las cifras, que son aterradoras, las historias detrás de las minas antipersonal son el mayor argumento para que cada 4 de abril, la sociedad civil se solidarice con las víctimas y exija al Estado y a la comunidad internacional la erradicación total y la garantía de la prohibición de este tipo de artefactos. “Aquí está el resultado de una persona que estuvo en la guerra, que pasó por un campo minado y que está vivo. Cuántos estuvieron allá y no volvieron”, dice Ángel, una víctima de la fuerza pública que resultó con una mutilación producto de una mina antipersonal.

El proyecto de vida de Ángel y miles de colombianos se vio truncado por la crueldad de las consecuencias de las minas antipersonal. Y, sin embargo, como él mismo dice, muchas de las víctimas no tienen la oportunidad de seguir viviendo: “La guerra no nos lleva a nada, la guerra hay que acabarla porque mire los resultados: hombres mutilados, hombres muertos por todos lados. Tenemos que unirnos todos y decir no más guerra”, añade.

Ángel es uno de los entrevistados en el proyecto sobre minas antipersonal que lanzará este año el CNMH, y que consta de un libro de crónicas, escritas y radiales, sobre víctimas de la fuerza pública. El informe general será lanzado en 2017.

(1 Voto)
Visto 3341 veces

Más noticias de memoria

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

El renacer del Alto Naya

24-09-2018 Noticias CNMH

El renacer del Alto Naya

El 21 de abril de 2001 el Alto Naya vivió la tragedia que trae consigo una masacre paramilitar. El hecho... Más información

Una ventana de la memoria

20-09-2018 Noticias CNMH

Una ventana de la memoria

La Unidad Policial para la Edificación de la Paz (UNIPEP) presenta su iniciativa virtual “Ventana de la memoria”, que busca... Más información

La fórmula de los indígenas Inga para so…

20-09-2018 Noticias CNMH

La fórmula de los indígenas Inga para sobrevivir

Los Inga ubicados en la región del Caquetá, han resistido a siglos de violencia: a la expansión colonizadora al sur... Más información

El ejercicio de narrar una masacre invis…

18-09-2018 Noticias CNMH

El ejercicio de narrar una masacre invisible

Este miércoles 19 de septiembre acompañamos a Dejusticia en la presentación del libro “Los Guáimaros y El Tapón: la masacre... Más información

Ser trans e indígena en Colombia: la his…

13-09-2018 Noticias CNMH

Ser trans e indígena en Colombia: la historia de Andrea Meza

Fue víctima del paramilitarismo, se exilió en Europa y ahora es una líder reconocida de la comunidad LGBTI. Juan Pablo Esterilla... Más información

Los rostros detrás de los archivos

11-09-2018 Noticias CNMH

Los rostros detrás de los archivos

Ya están disponibles para consulta las historias detrás de 23 archivos de derechos humanos de los departamentos de Magdalena, Bolívar... Más información

Préstele su cuerpo a un líder social ase…

11-09-2018 Noticias CNMH

Préstele su cuerpo a un líder social asesinado

La dramaturga Carolina Vivas y la docente Maribel Ciodaro presentaron en la Fiesta del Libro de Medellín “Aquí estamos”, un... Más información

Las voces de los líderes sociales llegan…

07-09-2018 Noticias CNMH

Las voces de los líderes sociales llegan a Medellín

Este 7 de septiembre comienza la Fiesta del Libro de Medellín, en la que estaremos con la exposición “Voces para... Más información

Preparate para la Fiesta

04-09-2018 Noticias CNMH

Preparate para la Fiesta

La edición número 12 de la Fiesta del Libro y la Cultura se llevará a cabo en distintos escenarios de la zona... Más información

Cine + Memoria

Marea Humana, el drama de la migración f…

Marea Humana, el drama de la migración forzada

21-06-2018 Cine + memoria

¿Alguna vez se ha preguntado qué se siente tener que dejar el lugar donde vive y tener que huir? ¿Huir muchas veces sin un plan, con la ilusión de salvar su vida y la de su familia? Cientos de miles...

Especiales de memoria

Otras entidades del sector de la Inclusión Social

  • Bienestar Familiar
  • Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas
  • URT

 

 

lamemoriaunaaliadaparalapaz

JoomShaper