“Lo que hace la guerra no tiene límites”

Publicado 28 Nov 2017
Modificado por última vez en 08 Mar 2018
Lanzamiento "La guerra inscrita en el cuerpo" Lanzamiento "La guerra inscrita en el cuerpo" Daniel Sarmiento para el CNMH

Con una asistencia de más de 1.200 personas tuvo lugar, el pasado 24 de noviembre, el lanzamiento del informe "La guerra inscrita en el cuerpo. Informe nacional sobre violencia sexual en el conflicto armado", en el Auditorio Jorge Enrique Molina (antiguo Teatro México) de Bogotá. A continuación compartimos las palabras expresadas por Mariluz López, una de las mujeres víctimas de este flagelo y que hizo parte de la investigación.

"Buenas noches, gracias a todos y todas por estar aquí esta noche. Es muy importante para nosotras, esperamos que también para ustedes.

Mujeres la violencia arremetió contra nosotras, pero no se llevó nuestra esencia.

Adentro permanece esa fuerza que una vez el miedo opaco esa fuerza que nos une, que nos mueve.

Podría decir está poesía, no es mía esta historia no es mía, porque no es de una, es de todas.

La habitación

Ya no me hace gracia el rayo de luz mañanero que se mete por la teja de eternit dándome los buenos días. Ya no… ya no tiene encanto esta habitación para mí; la pared tiene una humedad, se empezó a podrir de dolor de ver lo que allí sucedió.

Las muñecas coloridas en la estantería cerraron sus ojos, aparentemente se volvieron aserrín.

Las paredes blancas quedaron manchadas por el deseo bestial de unas mentes retorcidas.

La ventana que daba a la luz principal no volvió a abrirse, se encogió de miedo; sus cerrojos se oxidaron al extremo, se redujeron de terror.

La vergüenza, la inseguridad, la burla son constantes en el espejo.

Los fantasmas de esa época a veces van y vienen como cortinas de humo.

Aborrezco donde duermo tanto como a mi colchón, siempre evoca los sucesos de junio; sólo el rechinar de mi cama al acomodarme trae a mi memoria el vaivén en mis oídos una vez y otra vez.

Ahí estaba yo, inconsciente con mi desnudez, frágil cual marioneta manejada por cinco pares de manos diferentes; desperté en plena función con vagos recuerdos, me manipulaban como querían; había sobre mi uno me oprimía con fuerza, los cuatro restantes ya habían acabado el acto. Me sentía adolorida y cansada mientras los demás observaban el festín con lascivia, fui objeto de escarnio...

Cuando recuperé un poco de fuerza me levante y caí sobre un líquido con restos de bilis; no sé si era mío pero aun así vomite allí observado mi inmundicia.

Me revolqué de rabia, mis piernas y caderas parecían púrpuras, mi busto aún tenían las secuelas de unas uñas eufóricas.

Grité, mordí mis labios, rechiné mis dientes de agonía y más tarde que pronto, esas cuatro paredes se convirtieron en montañas donde sólo se escuchaba el aullido de un lastimado lobo. Quise que la noche me abrazara y que su bruma me matara.

El camino al baño fue largo, aunque luego de llegar, en él me quedé y fue en ese instante donde tuvo lugar el primero de muchos intentos por volver a ser lo que alguna vez fui; me lavé a mí y a mis culpas, el espíritu abandonó la carne y quedaron las penurias.

Me lamenté como mandrágora al punto que mis ojos desencadenaban torrentes de agua salada, ese día me volví de cartón y finalmente me reduje a nada.

La ropa que usé la quemé en un intento desesperado de que con ella se quemaran también los recuerdos.

Esta casa era mi fortaleza, mi sitio favorito de bellos recuerdos en donde crie a mis hijos y compartí con el amor de mi vida, ahora veo la inseguridad merodeando por todas partes, en todos los momentos.

El pavor se clavó en mis costillas; la ansiedad va conmigo, ahora intrínseca a mi pecho y se cree con el derecho de robarme la respiración.

Lo que más quisiera es tener alas y volar tan alto, tan lejos, a tal punto que la tierra no parezca más que un grano de arena en la inmensidad del desierto; donde las manos humanas no me toquen y no osen hacerme daño

Hay algo que aún me duele y sé que en lo que me queda de vida, seguirá ahí, incrustada en mí, como una espina: Lo que hace la guerra no tiene límites, experimentar las secuelas que deja en nosotras es aterrador.

Lo insignificante que se vuelve la vida bajo esa tela roja no lo puedo describir, no encuentro las palabras, ¿Qué tan inhumano se puede llegar a ser por ello?, ¿Qué tantas semillas de miedo habrán sembrado en los corazones de personas inocentes? Y una pregunta que perturba: ¿Se detendrá?

Ustedes tienen acá, valiosos testimonios, rompecabezas vivos con piezas pérdidas. Por eso está la responsabilidad de unir las piezas, sin pensar que somos una cifra más.

Contar estas historias de vida es nuestro aporte, desde ahora esperamos que ustedes recojan estos hijos, y tejan con ellos un nuevo horizonte. Esperamos que se apropien de su dolor y de nuestras luchas, que ya no sean más las luchas solo de las mujeres.

Esperamos un real compromiso, que generemos cambios en la justicia, esa misma que a veces es tan injusta con nuestras historias, como en las políticas públicas que a veces son tan esquivas, pero sobretodo en la sociedad que a veces es tan mezquina y le falta memoria.

Este es nuestro llamado para que lo que se narra trascienda el papel y se convierta en hechos de verdad y justicia”.

Mariluz López

(2 votos)
Visto 1699 veces

Más noticias de memoria

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

Carlos Lozano siempre luchó por la paz

24-05-2018 Noticias CNMH

Carlos Lozano siempre luchó por la paz

El director del Semanario Voz murió este 23 de mayo. Recordamos a un hombre que le apostó a la paz... Más información

70 mil personas visitaron el Museo en la…

23-05-2018 Noticias CNMH

70 mil personas visitaron el Museo en la FILBo

16 días. 70 mil asistentes. 103 eventos. 162 protagonistas que viajaron a Bogotá a contar sus historias. Así fue la... Más información

La montaña se mueve

23-05-2018 Noticias CNMH

La montaña se mueve

El Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) presentó en la FILBo el informe “Un bosque de memoria viva”, en el... Más información

La memoria que demanda justicia

22-05-2018 Noticias CNMH

La memoria que demanda justicia

El pasado 17 de mayo el Centro Nacional de Memoria Histórica entregó 80 de sus publicaciones, en su mayoría informes... Más información

El cacique de la caricatura

21-05-2018 Noticias CNMH

El cacique de la caricatura

Arles Herrera dejó a un lado su nombre cuando pasó a llamarse Calarcá, uno de los caricaturistas más importantes del... Más información

La memoria y la justicia

18-05-2018 Noticias CNMH

La memoria y la justicia

Palabras en entrega de Informes del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH)   a la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP) Gonzalo Sánchez... Más información

Lideresas a favor de la igualdad

18-05-2018 Noticias CNMH

Lideresas a favor de la igualdad

En Colombia hay cerca de 2.150 personas víctimas de los sectores LGBT reconocidas en el Registro Único de Víctimas. Cada... Más información

Lo que los archivos podrán contar

17-05-2018 Noticias CNMH

Lo que los archivos podrán contar

25 líderes sociales y de víctimas del país iniciaron una formación virtual para proteger, conformar e incidir con sus archivos... Más información

El CNMH entrega sus informes a la JEP

16-05-2018 Noticias CNMH

El CNMH entrega sus informes a la JEP

Lugar:  JEP Cra. 7 #63-44, BogotáFecha: 17 de mayo de 2018Hora: 10:00 a.m. En 2011, el Congreso de la República aprobó la Ley... Más información

Cine + Memoria

Cine en Voces para transformar a Colombi…

Cine en Voces para transformar a Colombia

26-04-2018 Cine + memoria

Las expresiones artísticas son un valioso recurso para enriquecer el entendimiento del conflicto, denunciar la impunidad, visibilizar las opiniones silenciadas de las víctimas y dignificar su identidad. En una sociedad afligida y fragmentada por la violencia como la nuestra, el...

Especiales de memoria

Otras entidades del sector de la Inclusión Social

  • Bienestar Familiar
  • Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas
  • URT

 

 

lamemoriaunaaliadaparalapaz

JoomShaper