×

Error

JUser: :_load: No se ha podido cargar al usuario con 'ID': 902

Imprimir esta página

Petróleo, coca, despojo territorial y organización social en Putumayo


petroleo putumayo

Este informe da cuenta de cómo en Putumayo los grandes procesos de configuración territorial tienen expresiones tanto en las formas de tenencia y de uso de la tierra y del territorio como en los conflictos relacionados con ellas. 

download btn

El informe se compone de cuatro capítulos, así:

Capítulo 1

Analiza las relaciones que han existido entre la política estatal de adjudicación de baldíos y la construcción territorial de Putumayo en el periodo 1903-2012.

En Putumayo no ha existido concentración de la propiedad sobre la tierra que tenga como origen la política estatal de adjudicación de baldíos.

Un 96,3 por ciento de los predios adjudicados en Putumayo en este periodo son menores o iguales a 100 hectáreas, lo cual no excede la Unidad Agrícola Familiar (UAF) calculada para municipios como Puerto Asís (120 hectáreas).


 

Capítulo 2

Estudia el papel de la industria petrolera en el último siglo de la historia de Putumayo. Específicamente el papel que ha desempeñado ésta en los procesos de poblamiento, colonización y apropiación de tierras, así como en el comportamiento de la economía cocalera, el conflicto armado y las luchas sociales de las comunidades rurales putumayenses.

La industria petrolera ha tenido un gran peso en la configuración territorial de Putumayo, especialmente en las tierras ubicadas en el piedemonte y la llanura amazónica.

Las familias campesinas y los pueblos indígenas que durante los años cincuenta habían sido expulsados del altiplano nariñense por el modelo hacienda-minifundio, convirtieron los lugares de trabajo abiertos por la Texaco, en el suroccidente de Putumayo, en espacios de colonización. En ese contexto se creó el municipio de Orito y se organizaron muchos de los asentamientos que durante el auge de la economía de la coca (años ochenta y noventa) se convertirían en nuevos municipios, corregimientos e inspecciones de policía.

Sin embargo, a principios de la década de los 80 la Texaco abandonó la explotación petrolera en Putumayo, después de haber agotado los pozos del campo petrolero Orito 1. Desde entonces, la producción de petróleo entró en un periodo de crisis.

La militarización de Putumayo que sobrevino con el Plan Colombia sirvió de base para el resurgimiento de la industria del petróleo que inició en 2005 en este departamento.

El aumento del pie de fuerza y la modernización del armamento y la doctrina militar de las Fuerzas Armadas, que contempló el Plan Colombia, le permitió al Estado colombiano “asegurar” zonas de Putumayo que contaban con reservas petroleras y donde su presencia institucional había sido muy precaria. Así que cuando Ecopetrol, después de su reestructuración del año 2003, se propuso “recuperar” los pozos agotados por la Texaco en la década de 1970, se encontró con un ambiente de seguridad militar más fuerte que el que existía en el campo y la selva de Putumayo durante los años noventa.


 

Capítulo 3

Describe el rol de la economía cocalera en la configuración territorial de Putumayo a partir de la década de 1980, particularmente en las transformaciones que dicha economía ocasionó sobre las tendencias anteriores de ocupación campesina, estatal y armada de esta región.


 

Capítulo 4

Profundiza en las características del despojo y el abandono forzado de tierras y territorios en el departamento de Putumayo y las relaciona con los elementos que las explican: el uso y la tenencia de la tierra y el territorio, la presencia estatal, los poderes locales, los grupos armados ilegales y las actividades económicas en ese departamento.

El valor comercial que las economías de enclave le han dado históricamente a la tierra en Putumayo permite entender el papel del narcotráfico y los cultivos de coca en los fenómenos contemporáneos de abandono forzado y despojo de tierras a víctimas del conflicto armado en ese departamento.

Hasta el primer semestre del año 2013, en Putumayo la tendencia según la cual el abandono forzado de tierras era mayor que el despojo, estaba aún más acentuada que en el resto del país.

La existencia de esta tendencia en Putumayo se explica por los papeles que han desempeñado la economía de la coca y las dinámicas del conflicto armado en la construcción territorial de este departamento, particularmente en lo que tiene que ver con el uso que narcotraficantes (carteles de Cali y de Medellín en los años 1980) y grupos armados ilegales (Farc y Bloque Sur Putumayo) le han dado a la tierra y al territorio de Putumayo buscando apropiarse de los circuitos de mercadeo de la pasta base de cocaína y asegurarse posiciones militares ventajosas.

Desde finales de los años ochenta, tanto los unos como los otros han mostrado mayor interés en el eslabón más rentable de la economía de la coca: el tráfico de la cocaína. Y han dejado en manos de los pequeños campesinos la parte más onerosa de esa economía; el cultivo y procesamiento de la hoja de coca.

(6 votos)
Visto 13384 veces

Artículos relacionados (por etiqueta)