Una de las consecuencias más graves que nos ha dejado el conflicto armado es el desconocimiento del número de personas que han vivido uno o más hechos de violencia en el país. Hasta hace poco, hacer los cálculos resultaba ser una tarea titánica, pues la información se encontraba dividida y fragmentada. Ahora, el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) presenta la base de datos más completa sobre el conflicto armado colombiano.

Laura Cerón para el CNMH

Para construir una de las bases de datos más importantes que tiene el país se necesita un equipo de trabajo, amplio y diverso en sus conocimientos, que se encargue de hacer desde la recolección de la información hasta su verificación y procesamiento. Para ello fue creado el Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH y desde 2014 han trabajado y participado más de 100 personas en la consolidación de la información.

Alejandro Gómez es matemático de la Universidad Nacional y desde hace más de 11 años ha vivido en diferentes países del extranjero. Un día gracias a una amiga cercana conoció las bases de datos que soportaban la información descrita en el informe ¡BASTA YA! Colombia: memorias de guerra y dignidad, el cual fue sustentado con base a la información recopilada con 12 fuentes y más de 100 documentos investigados.

Fue así como desde la distancia y motivado por la curiosidad, empezó a investigar y a perfeccionarla por su cuenta. Una vez logró estructurar la información de forma minuciosa, buscó las referencias de los lugares por google maps, y logró diseñar dos videos que mostraban los ataques a poblaciones y los ataques a bienes desde 1988 hasta 2012 y que además mostraba el grupo armado implicado en los hechos.

A mediados de 2017, mientras Alejandro esperaba viajar a Holanda, decidió ofrecerse como voluntario al CNMH. Para esta fecha el Observatorio había logrado aumentar a 600 su número de fuentes con más de 10.000 documentos. Muchos elementos fueron considerados una fuente de información: desde las bases de datos que tienen instituciones como la Unidad de Víctimas, la Procuraduría General de la Nación y la Defensoría del Pueblo hasta fotos, monumentos, comunicados de prensa y sitios en internet que actualizan las organizaciones sociales.

Durante varios meses Alejandro dedicó algunas horas de sus fines de semana en  desarrollar y perfeccionar algoritmos que facilitaran el análisis y procesamiento de la información contenida en la base de datos del Observatorio, para que esta tuviera menos errores y fuera más sencillo estructurarla en las categorías propuestas junto a los investigadores.

De este modo, la base de datos logró potencializar el talento de muchos investigadores y voluntarios y ponerlo al servicio de todos. “Yo no siento que esté en deuda con el país,  pero sí siento que si estoy en una posición favorecida puedo ayudar. En ese sentido me interesa ayudarle mucho a las personas. La importancia de que exista una base de datos estructurada con su relato es que la memoria histórica se vuelva fácil de revisar”, afirma Alejandro.

Es así como la base de datos cuenta con 11 categorías de clasificación de las modalidades de violencia ocurridas en el marco del conflicto armado: tomas guerrilleras, minas antipersonas, masacres, asesinatos selectivos, atentados terroristas, secuestro, desaparición, reclutamiento, violencia sexual, ataques contra bienes y ataques contra la población.

“Esta base de datos nos permite conocer la dimensión de lo que pasó. Nos cuesta reconocer o apropiarnos del conflicto porque no tenemos conciencia de las dimensiones de la guerra. Nos permite reconocer ampliamente las responsabilidades de todos, identificar patrones y sistematicidad. Esto servirá mucho para la nueva institucionalidad como la Comisión de la verdad y para la Jurisdicción Especial para la Paz. Nadie puede tener una dimensión del conflicto si no tiene todo el espectro”, afirmó Andrés Suárez, director del Observatorio.

Ahora, la base de datos está disponible para  todos los ciudadanos en el enlace: www.centrodememoriahistorica.gov.co/observatorio/

De esta forma logramos que la información sea pública, abierta y que genere discusiones, preguntas y reflexiones en la sociedad.

Publicado en Noticias CNMH

Estos son nuestros recomendados en la quinta versión del Festival Internacional de Cine por los DDHH de Bogotá. Entre ellos, “Voces Incómodas”, la historia de resistencia de la población LGBT de Chaparral, Tolima, violentada por todos los grupos armados.

Hace cinco años un grupo de cineastas decidió abrir un espacio para promover y exponer las luchas por los derechos humanos en Bogotá. Así nació el Festival Internacional de Cine por los Derechos Humanos, el fruto de una incansable búsqueda por darle ventana a otro tipo de historias y de reflexiones, que estaban quedando relegadas en los circuitos comerciales.

Hasta el 16 de agosto el Festival estará en seis ciudades (Bogotá, Soacha, Medellín, Cartagena, Barranquilla y Pereira) y cinco municipios con 60 películas, 30 invitados nacionales e internacionales, conciertos, talleres de formación, actividades culturales. La entrada a todas las actividades es gratuita.

Según Diana Arias, directora del festival, explica que en esta quinta versión el festival le está rindiendo un homenaje a los líderes sociales, a quienes han perdido sus vidas por defender sus territorios y sus causas, los mismos que los inspiraron para fundar el festival.  Puede consultar la programación aquí.

Estos son nuestros recomendados:

Martes 14 de agosto

Mujeres del caos venezolano

Dirección: Margarita Cadenas
Largometraje documental internacional - 93 minutos - Venezuela

Este largometraje retrata la situación en Venezuela a través de las historias de cinco mujeres, sus miedos, sus penurias y su odisea diaria. El documental se ha presentado en Praga, Ginebra, Londres, La Haya, Frankfurt y  Copenhagen.

Hora y lugar: 7:00 pm en Uniandinos (Calle 92 # 16-11) de Bogotá. Después de la función habrá un conversatorio entre la Directora y Daniel Lineros, Director del IEPRI de la Universidad Nacional de Colombia y posteriormente habrá un cóctel.

Miércoles 15 de agosto

El síndrome del vinagre

Dirección: David Aguilar Iñigo · Pello Gutiérrez Peñalba
Largometraje documental internacional - 60 minutos · España

Este largometraje muestra la lucha de las mujeres de las comunidades indígenas de Guatemala, quienes buscan los restos de las aproximadamente 200.000 personas que desaparecieron y fueron ejecutadas durante la guerra civil, al mismo tiempo que buscan a los responsables del genocidio.

Hora y lugar: 6:00 pm en el Auditorio Fundadores de UNITEC (Calle 73 #20A-52) de Bogotá.

Jueves 16 agosto

Dr Diaz

Dirección: Benoit Desjardins
Cortometraje internacional - 27 minutos - Canadá

Este cortometraje es la historia de el Dr. Díaz, un médico que fue expulsado de Colombia por su participación en la defensa de los derechos humanos y ambientales. Ahora vive en Canadá y trabaja en el Hospital General. Sin embargo, su lucha persiste en la distancia.

Hora y lugar: 1:00 pm en la Cinemateca Distrital de Bogotá.

Recomendado especial

Voces Incómodas

Dirección: Asociación Chaparral LGBT Diversa
Cortometraje documental nacional - 19 minutos - Colombia

Este largometraje le da la voz a la población LGBT de Chaparral, Tolima, que fue víctima de una violencia direccionada y sostenida, por parte de todos los grupos armados. Este  proceso ha sido acompañado y documentado por el Centro Nacional de Memoria Histórica.

La proyección irá acompañada de un conversatorio titulado ““La comunidad LGBT como sujeto de reparación colectiva”, donde participarán: Alejandra Vera, mujer trans miembro de la Asociación Chaparral LGBT Diversa; Alanis Bello, investigadora del CNMH; Camila Esguerra Muelle, investigadora posdoctoral cider de la Universidad de Los Andes. Modera Natalia Herrera Durán, editora de Colombia 2020.

Hora y lugar: 6:00 pm en Uniandinos (Calle 92 # 16-11) de Bogotá.

 

Publicado en Noticias CNMH

La Jurisdicción Especial para la Paz recibirá una copia de seguridad del Archivo Virtual de los Derechos Humanos del Centro Nacional de Memoria Histórica, que contiene información sobre comunidades campesinas, afrocolombianas, indígenas y LGBT.

Temístocle Machado (asesinado el 27 de enero pasado en Buenaventura), Narcilo Rosero (Buenaventura), Manuel Bedoya (Buenaventura) y Jesús María Pérez (Sucre), son algunos de los líderes que donaron sus archivos al Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) para que este los procesara y digitalizara. Sus documentos y los de algunas organizaciones sociales, disponibles en el Archivo Virtual de los Derechos Humanos (www.archivodelosddhh.gov.co), también estarán en manos de la Jurisdicción Especial para la Paz (JEP).

El pasado 31 de julio su presidenta, Patricia Linares, le solicitó al director del CNMH, Gonzalo Sánchez, una copia de seguridad con el fin de resguardar la información y utilizarla para el trabajo de los magistrados y analistas de la JEP. Además, pidió una copia de los datos del Observatorio de Memoria y Conflicto, la mayor base de datos del conflicto armado colombiano, que registro 262.197 muertes entre 1958 y julio del 2018.

En el Archivo Virtual del CNMH están resguardados 89 fondos documentales, conformados por 344.345 documentos que ya fueron procesados y descritos. De estos, 274.896 están disponibles para el público, teniendo en cuenta que algunas de las personas y organizaciones que donaron los documentos pidieron que se mantuvieran reservas para su consulta. Entre estos documentos se encuentran noticias de prensa, cartas, manuscritos, audiovisuales y copias de expedientes judiciales.

Roberto Carlos Vidal López, magistrado del Tribunal de Paz de la JEP, explica que “nosotros no arrancamos de cero, no empezamos ahorita a conseguir archivos o a conseguir investigaciones, no es el momento del comienzo; nosotros nos unimos al trabajo del Centro de Memoria Histórica y de otros organismos del Estado y de la sociedad civil que han trabajado por años”.

Si bien los líderes y organizaciones tienen a su disposición los documentos originales, y el CNMH tiene una copia fidedigna de sus archivos, ahora también la JEP tendrá acceso a estos documentos. Su objetivo es resguardarlos en condiciones de seguridad e intercambiar información, de acuerdo con los protocolos de confidencialidad y las condiciones en las que las organizaciones los compartieron con el Archivo Virtual.

“En el acopio de los archivos de Derechos Humanos hemos privilegiado las voces de las víctimas y de entidades públicas, en cumplimiento del deber de memoria del Estado”, dice Ana Margoth Guerrero, directora del Archivo de Derechos Humanos del CNMH. Entre los documentos hay información relacionada, entre otras, con comunidades campesinas, afrocolombianas, indígenas, LGBT, palenque, raizal y rom.

Esta nueva información que recibiría la JEP, se une a las 80 investigaciones que el CNMH ha hecho desde el 2011 y que también puso a disposición del Sistema Integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Según la magistrada de la JEP María del Pilar Valencia García, todos estos documentos les permitirán “definir los contextos, y entender los patrones de macrocriminalidad y los impactos y daños que sufrieron las víctimas, que son fundamentales para tener un marco de contrastación de la información. Consideramos que el trabajo del CNMH es muy profesional, muy serio, muy riguroso y nos da mucha confiabilidad”.

Publicado en Noticias CNMH

Hace 21 años, entre el 15 y el 20 de julio de 1997, la violencia paramilitar se instaló en los Llanos Orientales creando un fenómeno de terror entre la población. La masacre de Mapiripán, Meta, fue reconocida por la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) como una de las consecuencias más atroces de la guerra. Hoy en día sus sobrevivientes quieren que se construya una casa de la memoria que cuente la historia de los que ya no están.

Laura Cerón para el CNMH

Eran las cuatro de la mañana del 17 de julio de 2018 y en Villavicencio, Meta, no había un rayo de luz en el cielo. 18 personas, entre ellas niños y niñas, se encontraron en la Plaza de la Gobernación, donde los esperaban dos camionetas 4x4. Empacaron sus maletas y la comida necesaria para empezar un recorrido que terminaría 10 horas después entre carreteras malhechas y trochas embarradas. Recorrieron toda la sabana oriental, les tocó atravesar  nadando cauces del Río Guaviare mientras los carros intentaban atravesar el lodo de forma heroica, todo esto para poder regresar a Mapiripán, ese municipio donde asesinaron y desaparecieron a sus familiares hace 21 años.

Llegar a Mapiripán es encontrarse rodeado por llanura amplia y vacía, que hace contraste con los cientos de hectáreas sembradas de monocultivos de palma que lindan a la orilla del Río Guaviare, el cual divide con sus aguas la Orinoquía de la Amazonía. Allí, hace más de 30 años, se reunían pesqueros, comerciantes y compradores a intercambiar y vender productos. Mapiripán era un pequeño puerto en el que indígenas y colonos podían intercambiar maíz, cacao, arroz, plátano, yuca y pescado.

Los viajeros salieron de los carros, mojados, se instalaron en el hotel y una vez bañados se dirigieron con la tenacidad suficiente hasta la alcaldía del municipio. El calor se mezclaba con un aire denso por los árboles del parque principal. “Venimos para hablar sobre la casa de la memoria”, le dijo, al alcalde sustituto del municipio, Marina Sanmiguel, lideresa de la Corporación Voces que Trascienden y víctima tras el asesinato de su esposo José Rolan Valencia, en la masacre de Mapiripán.

La casa de memoria

Pensar en crear una casa de la memoria en el municipio no es fácil. Su origen parte de una de las medidas de reparación que la Corte Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) reconoció al fallar a favor de las víctimas por los hechos ocurridos en la masacre entre el 15 y 20 de julio del año 1997, cuando un grupo de paramilitares  de las Autodefensas Unidas de Colombia (AUC), viajó desde el Urabá hasta San José del Guaviare y asesinó a 50 personas.

A pesar de que la orden del CIDH  falló en el año 2005, la idea de construir la casa de memoria se le ocurrió a Marina en 2016. “Como la Sentencia ordena construir un monumento, nosotros pasamos la propuesta a Cancillería que no fuera un monumento estático que no le sirviera a la comunidad. Con la cuestión del monumento, “El puño”, que se colocó, hemos tenido varios problema con la gente”, afirma Marina.

“El puño” fue instalado en 2009, en medio de uno de los periodos más álgidos y violentos por la presencia paramilitar en la región. Era grande, de tres metros de alto y su estructura mostraba un puño cerrado de color dorado. Su creador fue el artista bogotano Luis Alfredo Castañeda y la instalación se realizó en medio de una gran caravana, en la que se hizo el retorno simbólico de más de 450 personas al municipio. “El puño” fue ubicado en la entrada del pueblo, pero el año pasado, 2017, los habitantes lo encontraron totalmente destruido.

En la denuncia pública hecha por el Colectivo de Abogados José Alvear Restrepo, Luis Guillermo Pérez Casas, defensor de Derechos Humanos y representante de víctimas de la masacre de Mapiripán, recordó que este había sido instalado por las mismas organizaciones de víctimas de la región y solicitó que se reconociera públicamente a los responsables, pero, al día de hoy, nada ha ocurrido.

En reuniones anteriores, Marina y las demás víctimas que hacen parte de las organizaciones de víctimas habían logrado concertar un lugar para la construcción de la casa de la memoria. “Nos quieren ubicar un lote que queda a la orilla del río y dentro de unos años ese terreno se lo lleva el agua. Cerca del lote queda el comedor de los abuelos y a ellos ya los reubicaron porque la casa el río se la llevó casi toda”, dice Marina.

En efecto ya habían pensado en varios lugares. El que más les llama la atención es el antiguo colegio del municipio. El lote cuenta con 5 salones amplios que ahora están abandonados. Algunas familias desplazadas provenientes del Guaviare se han asentado ahí al no tener otro lugar a donde ir.

El 18 de julio en la madrugada, la caravana que viajó desde Villavicencio instaló en  el polideportivo del municipio una galería de la memoria, fotos de sus seres queridos asesinados y desaparecidos, como símbolo y antídoto contra el olvido.

Después de una oración por las personas que vivieron la violencia paramilitar en la zona, comenzó un recorrido hasta el cementerio municipal. Allí Viviana Barrera, lideresa y víctima de la masacre, colocó un letrero que decía: “Padre, aquí estoy con tus nietas y más acompañantes conmemorando tus 21 años de muerto. En nuestras mentes siempre vives. Te amamos”.

En medio del sol caminaron hasta el antiguo colegio para poder distinguir el estado de la infraestructura. Sin embargo, a pesar de la voluntad que exista para construir la casa, quedan muchas preguntas: ¿Quién administraría el lugar?, ¿quién financia su construcción?, ¿qué rol van a cumplir las víctimas en el diseño y construcción de los relatos?

Son muchas las esperanzas puestas sobre este proyecto, pues significa darle la oportunidad de crecer y mejorar a un lugar en el que todavía se viven hostigamientos por parte de grupos paramilitares contra la población. “Nosotros le solicitamos al alcalde que nos dé un buen predio, que eso no es para nosotras sino para el pueblo. La construcción de la casa es importante para acordarnos de toda la violencia que vivimos, para que no se nos olvide”, expresa Marina.

Publicado en Noticias CNMH
  • El Centro Nacional de Memoria Histórica, con apoyo de Acdi Voca, lanza este 10 de agosto el informe “Un carnaval de resistencia. Memorias del reinado trans del río Tuluní”.
  • Esta publicación recoge las historias de las mujeres trans de un emblemático municipio liberal del Tolima, que le dio la espalda a las víctimas del conflicto armado que eran consideradas diferentes.
  • Todas las mujeres trans asesinadas por los actores armados legales e ilegales en Chaparral eran trabajadoras sexuales en condiciones de riesgo, previamente desplazadas de otros municipios o zonas veredales.
  • Todos los actores armados (las FARC, los paramilitares, la fuerza pública y los Grupos Armados Posdesmovilización) han ejercido repertorios de violencia contra las personas de sectores LGBT de Chaparral.

Danna Méndez desapareció el 11 de febrero del 2017 en el municipio de Chaparral, Tolima. Tenía 19 años. Seis días después las autoridades encontraron su cuerpo y, de acuerdo con el dictamen de Medicina Legal, tenía múltiples signos de violencia sexual y golpes. El caso de Danna fue el décimo “transfeminicidio” ocurrido en este municipio del sur del Tolima desde 1995. Danna era una mujer trans y la asesinaron por serlo. 

Chaparral, al sur del Tolima, es reconocido por estar dentro de la zona en la que se gestó la guerrilla de las FARC. Ha sido, tradicionalmente, de política liberal y de allí son oriundos tres presidentes de la república de Colombia. Pero Chaparral, como dice Salomé, otra mujer trans, también es tierra de ilustres travestis. Allí, las personas de sectores sociales LGBT se organizaron y crearon un reinado. Esta fue su forma de resistir a la discriminación de un pueblo que, aunque se decía liberal, les dio la espalda por ser diferentes, y a la entrada de grupos armados ilegales que las violentaron, para defender una moral machista y regida por las normas heterosexuales. 

El reinado existió cada 6 enero, día de reyes, entre el 2000 y los 2015. Fue su forma de resguardarse de los prejuicios y las miradas de odio, un lugar para existir libremente. Y, con el paso del tiempo, también se convirtió en su forma de resistir la violencia, de hacerse visibles y de reivindicar sus derechos. 

En 2015 se conformó entre las personas de sectores LGBT de Chaparral la Asociación Chaparral Diversa LGBTI, como respuesta a las múltiples violencias que vivían las personas con orientaciones e identidades sexuales diversas. Desde entonces, la asociación ha buscado apoyar diversos procesos de reconocimiento de la realidad que viven sus miembros. 

Algunas de las consecuencias más comunes para ellos y ellas fue el desplazamiento, que supone un desarraigo con su comunidad, su cultura y la red de apoyo que habían construido. Otras mujeres trans tuvieron que interrumpir su tránsito por el género para masculinizarse por miedo a ser asesinadas. Y otras, la mayoría, no cuentan con acceso a servicios básicos como salud y educación, al estar en la periferia de los procesos sociales de Chaparral. 

Uno de los proyectos de la asociación era mantener la alegría y el compañerismos entre ellas y ellos. Por eso, trabajaron muy fuerte para defender el reinado pero en el 2015, por causa de las múltiples amenazas que vivían las mujeres que participaban, tuvieron que dejar de realizarlo. Decidieron, entonces, emprender la tarea de reconstruir su memoria. Este trabajo ha recibido el apoyo del CNMH, ACDI VOCA y la Universidad Pedagógica. De ese esfuerzo nació el informe “Un carnaval de resistencia, memorias del reinado trans del río Tuluní”, una investigación que señala que las violencias contra sectores sociales LGBT operaron de manera fusionada y simultánea. 

El objetivo principal del informe es recoger la memoria travesti de Chaparral y de la Asociación, que está pidiendo ser sujeto de reparación colectiva por parte del Estado colombiano. La colectiva ha sido atacada por los actores armados por medio transfeminicidios, panfletos y amenazas. En ellos se recalca el mensaje de que los y las integrantes de la Asociación son sujetos incómodos para el proyecto moral de los armados, y que no caben en su comunidad ideal, construida alrededor de la heterosexualidad, el binarismo de género y la dominación masculina. 

El libro “Un Carnaval de resistencia” reivindica la posibilidad de los y las chaparralunas de existir, sin importar cuán diferentes sean entre ellos y ellas. Además, narra la historia de un reinado que es un ejemplo de resistencia pacífica. 

El lanzamiento se llevará a cabo en Bogotá el 10 de agosto a las 5:30 en el Centro de Memoria, Paz y Reconciliación, Carrera 19b #24 - 86

PARA MAYOR INFORMACIÓN:

Carolina Gutierrez
Jefe de prensa CNMH
Correo Electrónico: carolina.gutierrez@centrodememoriahistorica.gov.co

Publicado en Noticias CNMH

El pasado 1 de agosto el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), le entregó al Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, diez informes que recogen su trabajo realizado en la última década. Este es un balance de los aportes y los pendientes que existen en el país para seguir avanzando en el esclarecimiento histórico del conflicto.

Este es el discurso completo de Gonzalo Sánchez, director del CNMH, que dio la apertura a este evento:

Gonzalo Sánchez G

La memoria corre paralela al escenario del conflicto armado y también al escenario de construcción de la paz. La memoria constituye uno de los campos de lucha que en tiempos de transición, como los que vivimos, se pone en el centro del debate público. Estamos en un conflicto por la interpretación del conflicto, decía ayer un colega nuestro.

El Grupo de Memoria Histórica que inició esta producción de la que hacemos entrega hoy a la institucionalidad surgida de los Acuerdos y a la sociedad en general, emergió en el escenario social y político de debate  sobre cómo nombrar el conjunto de los homicidios, masacres, secuestros, desapariciones forzadas, desplazamientos, entre otros hechos atroces, que nos han ocurrido como sociedad en los últimos 50 años. ¿Conflicto Armado? o ¿Amenaza terrorista?

Como muchos lo advirtieron en su momento, no se trataba de  una simple controversia técnica o semántica sino de una discusión con implicaciones o derivaciones políticas, militares y judiciales de enorme profundidad. De hecho, cada una de estas opciones remitía a una mirada totalmente diferente del desarrollo de “nuestra guerra sin nombre”, de sus protagonistas, de sus responsabilidades, de sus víctimas y sobre todo, del modo principal de resolverla.

Aunque muchos pensábamos que la polémica ya había sido saldada con los avances institucionales de la Ley de Víctimas y con el proceso de paz que se adelantó con las FARC, tal discusión no ha encontrado resolución en el plano político y social. Para bien o para mal, los tiempos y las lógicas institucionales no coinciden siempre con los tiempos y las lógicas sociales.

Como parte de la dinámica de las negociaciones mismas, en la Mesa de Negociación de la Paz surgió entre las partes esa disputa por el pasado, sobre los orígenes de la confrontación, las lógicas y responsabilidades de los actores. El  tema agrario, como primer tema de la agenda, era en sí mismo un gesto que abría paso al reconocimiento del discurso del otro, que aceptaba que el origen de la guerra iba más allá de la guerra misma.

Mientras en la Mesa se instalaron memorias enfrentadas pero negociables, por fuera de la Mesa se impuso en paralelo  una memoria que pone sus énfasis en los hechos traumáticos mismos, en  la victimización, en el horror y en el castigo ejemplarizante  del enemigo.

Lea el discurso completo en este PDF.

Conozca los balances en el siguiente especial multimedia.

Publicado en Noticias CNMH
  • El Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH, le entregó al Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, la base de datos más completa sobre el conflicto armado en Colombia, que documenta hechos de 1958 a julio del 2018.
  • La gran mayoría de víctimas fatales que dejó la guerra eran miembros de la población civil: 215.005 civiles frente a 46.813 combatientes.
  • El Observatorio documentó diez modalidades de violencia, entre ellas secuestro, desaparición, violencia sexual, masacres, reclutamiento de menores y atentados terroristas.
  • Un total de 94.754 muertes son atribuidas a los paramilitares, 35.683 a la guerrilla y 9.804 a agentes del Estado.

portada balances observatorioLa guerra en Colombia ha dejado 262.197 muertos: casi la misma población que habita el área urbana de Sincelejo, Sucre. De este total de víctimas fatales, 215.005 eran civiles y 46.813 eran combatientes. Esta es una de las principales conclusiones del Observatorio de Memoria y Conflicto, del Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), que documentó los hechos ocurridos en el conflicto armado colombiano entre 1958 y julio del 2018.

Por primera vez un sistema de información integra 592 fuentes sociales e institucionales, y un total de 10.236 documentos y bases de datos, para unificar criterios y clasificar información, que permitan contribuir con el esclarecimiento histórico y reconocer la pluralidad de voces del conflicto armado. La documentación de cada hecho responde a la pregunta ¿quién le hizo qué a quién cuándo, dónde y cómo?

“Tenemos que empezar a reconocernos todos para entender el conjunto de la guerra. La fragmentación confunde, distorsiona la verdad. A la fragmentación hay que anteponerle la compactación, juntar todas las piezas, como nosotros lo hicimos”, aseguró Andrés Suárez, coordinador del Observatorio, en un evento realizado el 1 de agosto, en el que el CNMH le entregó a los integrantes de la Jurisdicción Especial para la Paz, la Comisión de la Verdad y la Unidad de Búsqueda de Personas dadas por Desaparecidas, una serie de balances sobre su trabajo en la última década.

El Observatorio de Memoria y Conflicto documentó, en total, 353.531 hechos. Estos son algunos de sus hallazgos: la guerra dejó 80.514 desaparecidos (de los cuales 70.587 aún siguen desaparecidos), 37.094 víctimas de secuestro, 15.687 víctimas de violencia sexual y 17.804 menores de 18 años reclutados.

Las cifras corresponden a las diez principales de modalidades de violencia del conflicto armado: acciones bélicas, ataques a poblados, asesinatos selectivos, masacres, atentados terroristas, secuestros, desapariciones forzadas, violencia sexual, daños a bienes civiles; reclutamiento y utilización de niños, niñas y adolescentes; minas antipersona y munición sin explotar. Del total de víctimas fatales de esas diez modalidades, 94.754 son atribuidas a los paramilitares, 35.683 a la guerrilla y 9.804 a agentes del Estado.

“La salida de la guerra necesita de memorias comprensivas y transformadoras”, dijo Gonzalo Sánchez, director del CNMH, durante la entrega de balances al Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición. Y en ese mismo sentido, Andrés Suárez le hizo un llamado a los miembros de este sistema, para que escuchen toda la pluralidad de voces del conflicto armado: a las víctimas y los perpetradores, a los civiles y los combatientes. “No le tengamos miedo a la tensión que hay entre esas voces. Todos tienen un pedazo de verdad y hay que tenderles puentes para integrarlas”, dijo. Y les pidió, además, trabajaran sobre el acumulado de información e investigación que ya existe: “no pierdan de vista que las víctimas ya han hablado. Han hablado muchas veces, han pasado por un enorme desgaste, y quieren seguir hablando pero hay que hacerles nuevas preguntas”.

<< Aquí puede consultar el Observatorio de Memoria y Conflicto >>

infografia general observatorio

Publicado en Noticias CNMH

Una nueva forma de escucharnos

Publicado 15 Ago 2018

Desde el pasado 26 de julio estrenamos “Jueves de Podcast”, un espacio sonoro dedicado al análisis y la investigación sobre las más de cinco décadas del conflicto armado en Colombia.

Camilo Lozano para el CNMH

Se ha vuelto habitual en las redes sociales encontrar una serie de imágenes que se acompañan de la etiqueta #TBT, acrónimo de la expresión inglesa “Throw Back Thursday” que significa  “jueves de volver al pasado”. Estas fotografías viejas tienen como objetivo principal hacernos recordar.

La nueva sección de la página web del Centro Nacional de Memoria Histórica, se llama “Jueves de Podcast” y tal como el #TBT pretende ser un viaje de vuelta atrás en el tiempo para presentarnos los actores del conflicto, las víctimas, los impactos y resultados de la violencia en los últimos 50 años en Colombia. Esta sección, que tendrá nuevo capítulo cada 15 días, estará dedicada a transportarnos en el tiempo y en el espacio a través del sonido, para que al terminar de escuchar, reflexionemos sobre las innumerables razones por las cuales Colombia no puede volver a transitar los caminos de la violencia.

Este producto que puede ser escuchado en cualquier momento y lugar, y que pretende convertirse en una cita imperdible con la memoria, arrancó desde el pasado 26 de julio con la primera entrega: “Un viaje a 1998”. Una historia en donde se cuenta los padecimientos que muchas personas tuvieron que vivir en el Valle del Cauca y Cauca por las arbitrariedades y ambiciones de un grupo, invasor cuyo único fin era lucrarse con el narcotráfico en alianza con sectores del cartel del norte del Valle.

Y si luego de escuchar este viaje en el tiempo, quiere ser el primero en escuchar la próxima historia de “Jueves de Podcast”, podrá hacerlo el próximo 9 de agosto a las 7:00 p.m. en www.centrodememoriahistorica.gov.co sección Podcast, o en SoundCloudTuneInIvoox y Spreaker como Centro de Memoria Histórica. Haz parte de la comunidad que pretende construir una nueva forma de escucharnos.

Escucha el primer “Jueves de podcast” aquí.

Publicado en Noticias CNMH
Página 1 de 95

Más noticias de memoria

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

Así se construye la base de datos más im…

14-08-2018 Noticias CNMH

Así se construye la base de datos más importante sobre el conflicto

Una de las consecuencias más graves que nos ha dejado el conflicto armado es el desconocimiento del número de personas... Más información

Cine para entender y defender nuestros d…

14-08-2018 Noticias CNMH

Cine para entender y defender nuestros derechos

Estos son nuestros recomendados en la quinta versión del Festival Internacional de Cine por los DDHH de Bogotá. Entre ellos,... Más información

El CNMH le entregará a la JEP 344 mil do…

13-08-2018 Noticias CNMH

El CNMH le entregará a la JEP 344 mil documentos de derechos humanos

La Jurisdicción Especial para la Paz recibirá una copia de seguridad del Archivo Virtual de los Derechos Humanos del Centro... Más información

Las memorias del reinado trans de chapar…

08-08-2018 Noticias CNMH

Las memorias del reinado trans de chaparral

El Centro Nacional de Memoria Histórica, con apoyo de Acdi Voca, lanza este 10 de agosto el informe “Un carnaval... Más información

La casa de la memoria que sueñan las víc…

08-08-2018 Noticias CNMH

La casa de la memoria que sueñan las víctimas de Mapiripán

Hace 21 años, entre el 15 y el 20 de julio de 1997, la violencia paramilitar se instaló en los... Más información

La disputa por la paz, la disputa por la…

02-08-2018 Noticias CNMH

La disputa por la paz, la disputa por la memoria

El pasado 1 de agosto el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH), le entregó al Sistema integral de Verdad, Justicia,... Más información

262.197 muertos dejó el conflicto armado

02-08-2018 Noticias CNMH

262.197 muertos dejó el conflicto armado

El Observatorio de Memoria y Conflicto del CNMH, le entregó al Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición,... Más información

Lo que sabemos de la guerra en Colombia

30-07-2018 Noticias CNMH

Lo que sabemos de la guerra en Colombia

El 1 de agosto el CNMH le entregará al Sistema integral de Verdad, Justicia, Reparación y No Repetición, diez informes... Más información

Presentación del informe “Todo Pasó Fren…

28-07-2018 Noticias CNMH

Presentación del informe “Todo Pasó Frente A Nuestros Ojos"

El Centro de Memoria Histórica presenta su nuevo informe, sobre el asesinato sistemático a los miembros de este partido político. Luego... Más información

Cine + Memoria

Marea Humana, el drama de la migración f…

Marea Humana, el drama de la migración forzada

21-06-2018 Cine + memoria

¿Alguna vez se ha preguntado qué se siente tener que dejar el lugar donde vive y tener que huir? ¿Huir muchas veces sin un plan, con la ilusión de salvar su vida y la de su familia? Cientos de miles...

Especiales de memoria

Otras entidades del sector de la Inclusión Social

  • Bienestar Familiar
  • Unidad para la Atención y Reparación Integral a las Victimas
  • URT

 

 

lamemoriaunaaliadaparalapaz

JoomShaper