portada lanzamiento pueblos indigenasEl 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas declarado por la Organización de Naciones Unidas, fue el día escogido para lanzar el sitio web del primer Informe Nacional de los Pueblos Indígenas. El portal se divide por entramados y tejidos, y mediante gráficas, videos, cifras e ilustraciones comparte las memorias de los 102 pueblos indígenas de todo el país.

El sitio web está construido como un telar: tiene dos entramados de larga duración, cada uno compuesto por tres tejidos. El primer entramado es sobre la historia política de los pueblos y las formas en que distintas violencias han atacado sus principios. Entre tanto, el segundo se centra en la concepción de vida y conflicto, con un especial énfasis en las afectaciones contra “la red vital”.

El sitio web es un avance de lo que se encontrará en el Informe, trabajo que se inició en 2017 y que se lanzará el próximo 12 de noviembre.

La unión de bases de datos de la ONIC y CNMH permitió registrar cifras de hechos victimizantes contra los pueblos en los últimos 60 años.La unión de bases de datos de la ONIC y CNMH permitió registrar cifras de hechos victimizantes contra los pueblos en los últimos 60 años. - Fotografía: Diana Gamba/CNMH

Con la presentación de la información que está alojada allí, con la asistencia de delegados y delegadas de diferentes pueblos indígenas, con música, danza y rituales de armonización se llevó a cabo el lanzamiento del sitio web del Informe Nacional de Pueblos Indígenas, un trabajo conjunto entre el Centro Nacional de Memoria Histórica (CNMH) y la Organización Nacional Indígena de Colombia (ONIC), que explica las violencias, sus consecuencias y las formas como han sido enfrentadas por los pueblos indígenas.

Durante el lanzamiento del portal, Óscar Montero, coordinador de este, expresó que el espacio fue una oportunidad para reivindicar y comentar la existencia de los pueblos indígenas, su lucha y resistencia.

En su concepto, el sitio web narra la larga duración de la violencia que ha ocurrido contra los pueblos indígenas. “Queremos que se conozca esa historia para que no se repita. Yo quiero que mi hija no repita lo que vivió el pueblo Kankuamo. En la página está lo que ha pasado con nosotros, pero también la memoria viva, aquella que muestra la riqueza de la diversidad de nuestro país”, agregó Montero.

La conmemoración de un nuevo Día Internacional de los Pueblos Indígenas se produce en momentos en que los 102 pueblos del país han declarado la emergencia humanitaria, económica y social. Esto ante las dinámicas de desplazamiento, confinamiento y asesinatos que se han venido presentado en zonas como el norte del Cauca y todo el pacífico colombiano. Según cifras de la ONIC, en el último año han sido asesinados 100 indígenas. “Exigimos garantías para que pare el genocidio”, dijo Luis Acosta, coordinador nacional de la Guardia Indígena en el Cauca.

A propósito del riesgo de extinción física y cultural de los pueblos indígenas, tal y como lo indica el Auto 004 de 2009 de la Corte Constitucional, el sitio web hace énfasis en el concepto de “la mala muerte”. Sobre ella, Carlos Benavides, investigador de Tiempos de Vida y Muerte: la lucha de los pueblos indígenas de Colombia, expresó que el asesinato de un líder, mamo o autoridad tradicional indígena implica la pérdida de saberes y sentidos de relación con la madre tierra.  “La muerte de una sola persona puede convertirse en una masacre contra los pueblos, pues un líder es el reflejo y sabiduría de la comunidad”, agregó Benavides.

“Para nosotros ha sido una historia de violencia de larga duración, desde 1492 hasta la actualidad. Que los pueblos pervivan es una responsabilidad de la humanidad”.“Para nosotros ha sido una historia de violencia de larga duración, desde 1492 hasta la actualidad. Que los pueblos pervivan es una responsabilidad de la humanidad”. - Fotografía: Diana Gamba/CNMH

Para Óscar Montero, este trabajo de más de dos años, el cual llevó a investigadores de la ONIC y CNMH a recorrer selvas, mares, sabanas y también ciudades, debe apuntar a que la sociedad colombiana los acompañe y entienda que los indígenas también hacen parte del país. “La sociedad civil debe saber que no solo nos acaban con los asesinatos, sino también con discriminación, racismo y políticas públicas”.

Rafael Tamayo, director encargado de construcción del CNMH, dijo que el sitio web “Tiempos de Vida y Muerte: la lucha de los pueblos indígenas de Colombia” considera que este es uno de los primeros trabajos académicos como territoriales entre una institución pública con vocación de reparación simbólica y académica, y los representantes de unos pueblos que históricamente han sido marginados y olvidados.

“Queremos vivir tranquilos, queremos vivir en paz y que Colombia se reconozca en su diversidad.  Cuenten con nosotros para la paz, nunca para la guerra”, dijo Óscar Montero.“Queremos vivir tranquilos, queremos vivir en paz y que Colombia se reconozca en su diversidad.  Cuenten con nosotros para la paz, nunca para la guerra”, dijo Óscar Montero. - Fotografía: Diana Gamba/CNMH

Así pues, este trabajo conjunto pretende colaborar con la difusión y comprensión de los procesos sociales y culturales de los pueblos indígenas. Al respecto, Rafael Tamayo recalcó que “el informe también demuestra la intención del Estado de trabajar por asuntos sociales y culturales sin perder de vista las afectaciones con ocasión del conflicto”.

Durante el evento, no sólo se enfatizó en las afectaciones físicas (ya sea individuales o colectivas), sino también en los daños que la guerra y ciertos proyectos económicos generan a la naturaleza y la cultura de los pueblos originarios. Así pues, el segundo entramado del sitio web presenta el concepto de “red vital” como la trama que relaciona el mundo natural, espiritual y humano y que frecuentemente se ve alterada por la violencia. “Si hay una alteración en el altiplano cundiboyacense, eso afecta también a las comunidades que están en la Sierra, por ejemplo”, dijo Carlos Benavides, investigador del informe.

El sitio web y posteriormente el informe que será lanzado en noviembre, estará siendo socializado en diferentes ciudades en actividades tanto del CNMH como de la ONIC. Los invitamos a entrar, recorrer y comprender esta propuesta narrativa www.memoria.onic.org.co/

Publicado en Noticias CNMH

portada chiva bomba toribioEl 9 de julio de 2011, las Farc hicieron estallar una chiva bomba frente a la estación de Policía de Toribío, Cauca, el municipio con más incursiones guerrilleras en el país.

En Toribío estaban acostumbrados a los estruendos, pero ninguno como el de la mañana del 9 de julio de 2011. Era sábado, día de mercado, y la gente recorría las calles alrededor de la plaza. Los niños jugaban y los adultos cargaban alimentos de un lado a otro cuando, a las 10:30, sonó la primera ráfaga de disparos. Después otra y otra más. Y luego ese ruido que nadie pudo adivinar hasta minutos después: el de una chiva bomba que las Farc hicieron estallar junto a la estación de la Policía.

La guerra ha sido inclemente en el norte del Cauca y ese día es uno de los que peor recuerdan sus habitantes, casi todos indígenas: murieron 3 personas —el cerrajero, el carnicero y un gallero—, 103 quedaron heridas y 460 casas fueron destruidas, según el reporte que dio días después el exalcalde Carlos Banguero. Aunque los ataques, hostigamientos y tomas guerrilleras eran frecuentes, la chiva bomba les sembró una profunda desconfianza: entre otras razones, ese mismo carro los transportaba diariamente por las montañas del departamento.

Varias fuentes coinciden en que Toribío es el municipio que más ataques y hostigamientos guerrilleros ha sufrido en el país. Nuestro informe Tomas y ataques guerrilleros (1965-2013) dice que hubo 32 incursiones en ese periodo. La Policía dice que fueron 72 hostigamientos y un asalto entre 2003 y 2016. La Personería dice que fueron 208 hostigamientos entre 2008 y 2015. Y organizaciones civiles, como Proyecto Nasa, dicen que entre 1983 y 2009 fueron más de 600 hostigamientos.

Te invitamos a conocer más acerca del informe "Tomas y ataques guerrilleros"

Más allá de las precisiones conceptuales entre ataques, tomas y hostigamientos, que desarrollamos en el primer capítulo de nuestro informe, las cifras muestran que el Cauca fue uno de los departamentos con mayor presencia guerrillera. En esa investigación explicamos que las incursiones de las Farc, que fue el grupo que más usó esta forma de violencia en el país, tenían dos objetivos principales en esa región: mantener despejado de fuerza pública el corredor entre el norte del Cauca y el Valle, Tolima, y Huila, y profundizar su influencia en territorios indígenas para incluirlos en su agenda política.

Una de las 460 casas destruidas por la chiva bomba.Una de las 460 casas destruidas por la chiva bomba. - Fotografía: Daniel Sarmiento/CNMH

A pesar de la magnitud de esa violencia, los indígenas caucanos se han caracterizado por su fortaleza para mantener su autoridad sobre el territorio y promover sus formas de vida. En el informe “Nuestra vida ha sido nuestra lucha. Resistencia y memoria en el Cauca indígena”, que publicamos en 2012, decimos que aunque esa región “se convirtió en un teatro regional de guerra estable, las comunidades reforzaron sus estrategias de resistencia y desplegaron importantes iniciativas”.

Te invitamos a conocer más acerca del informe "Nuestra vida ha sido nuestra lucha"

Algunos ejemplos son las “Audiencias por la vida, por la paz y contra la guerra” lideradas por la Asociación de Cabildos Indígenas del Norte del Cauca (ACIN), con las que exigieron la desmilitarización completa del territorio, o la presencia de la Guardia Indígena de los Nasa, ganadora del Premio Nacional de Paz en 2004, que busca proteger su cultura ancestral y el ejercicio de la justicia propia.

En 2013, con el desescalamiento de la guerra que produjeron los diálogos de paz entre el Gobierno y las Farc, los indígenas quisieron cambiarle la cara a Toribío, que por muchos años estuvo lleno de grafitis alusivos a las guerrillas. Ese año fue la primera Minga Muralista del Pueblo Nasa, que repitieron en 2017, y entre las dos pintaron decenas de murales para exaltar sus tradiciones y oponerse a la guerra. Uno de los más famosos dice “Menos bazuca y más yuca”.

Te invitamos a conocer más acerca del micrositio de la "Minga Muralista"

Ocho años después, el recuerdo de la chiva bomba sigue vivo y en el pueblo aún se notan los impactos de esa explosión, pero sus habitantes quieren dejar atrás el estigma de la guerra. Desde hace años repiten una y otra vez que “Toribío no es como lo pintan sino como nosotros lo pintamos”.

Publicado en Noticias CNMH

Casa de la memoria La Gaitana

Publicado 23 Ago 2019
Bodega Alta, Caloto, Cauca

La Casa de Memoria La Gaitana, es un lugar de memoria ubicado en la vereda Bodega Alta de Caloto, Cauca. La Iniciativa es impulsada por 30 mujeres indígenas y afrodescendientes, que decidieron tejer la memoria del territorio, recordar a las víctimas y a las mujeres sobrevivientes del conflicto armado en la región.

El nombre de la casa es un homenaje a La Gaitana, mujer indígena que es una heroína del siglo XVI, luchó en defensa de su pueblo y de su territorio contra los conquistadores españoles. Las mujeres del grupo se identifican con ella para mostrar su resistencia, como sobrevivientes del conflicto armado, que las ha utilizado como botín de guerra.

La Casa, inaugurada en 2015, está  decorada por tres murales: la verdad, representada por La Gaitana rostro de mujer y verdad y memoria; el de la justicia, dónde está el árbol de la vida; y el de la reparación que es el Jardín de la Memoria. Esta iniciativa es liderada por un grupo de mujeres indígenas y afro, víctimas directas e indirectas del conflicto armado. Su trabajo ha estado enfocado en la remembranza y ejercicios de memoria en torno a hechos violentos que han marcado las dinámicas comunitarias de sus pueblos. Nacen a partir del año 2014 en relación a los procesos adelantados por el resguardo y con apoyo de autoridades tradicionales del mismo.

En el Resguardo de Huellas Caloto, aún se recuerdan las masacres del Nilo en 1991, en la que fueron asesinados 21 indígenas; la de Palo Bajo en 2001, la de Palo Alto en 2002, la del casco urbano de Caloto en 2011 en la que fueron asesinados 6 policías y un civil, el asesinato del líder Aldemar Pinzón con su hija de 9 meses en el 2002. 

Publicado en Cauca

La iniciativa fue creada hace nueve años. Hasta el presente se ha dedicado acompañar a los niños, niñas, adolescentes y sus familias que han sido víctimas directas del conflicto armado, dentro de las victimizaciones se han atendido casos de orfandad, reclutamiento, víctimas de MAP - MUSE y violencia sexual. Actualmente, se pretende fortalecer los encuentros colectivos y en el marco de estos adelantar un proceso que cuente con las voces de quienes han pasado por el programa, los beneficiarios actuales, los facilitadores, los gobernadores para reconstruir la memoria del proceso como un insumo para recoger los aprendizajes que pueden fortalecer la apuesta en presente y futuro.

La capacidad de atención es de 30 niños y niñas. El proceso con cada niño o niña y su familia dura dos años. La iniciativa cuenta con elementos psicosocial, pedagógicos y espirituales.

La ACIN surgió en 1994, producto de la necesidad de fortalecimiento de 12 cabildos indígenas del Norte del Cauca. Actualmente, la ACIN se compone de 20 cabildos indígenas de los ocho municipios mencionados, lo que corresponde a una población de 115.000 habitantes aproximadamente. La organización se ha estructurado en áreas de apoyo a los Resguardos indígenas, dichas áreas son economía, salud, Derechos Humanos, organización, comunicaciones, educación, relaciones con otros sectores.

Fue creada en el 2008, por intensificación del conflicto armado en la zona. Un hecho relevante fue la toma Toribio, la chiva bomba 2011. El 20 de julio de 2011 se genera la declaratoria de las autoridades indígenas en la que se decide crear el programa Recomponer un camino de vuelta a Casa.

Publicado en Cauca
Inzá, Cauca

La iniciativa consiste en la realización de un espacio de encuentro, reflexión y creación artística, tomando como punto de partida las vivencias de las mujeres en el marco del conflicto armado en Inzá, Cauca. El conflicto invisibilizó y tuvo un impacto diferenciado en ellas, exacerbando las opresiones de género en un contexto campesino.

Este espacio está guiado por las técnicas del Laboratorio de Magdalenas; esta metodología parte de una perspectiva feminista del Teatro del Oprimido y otros lenguajes artísticos para el desarrollo de un espacio teatral exclusivamente con mujeres. En el Laboratorio se busca explorar los elementos para la reconstrucción de memoria histórica y la memoria personal vividas por las participantes no actrices; en cada uno de los momentos del taller se exploran técnicas teatrales, plásticas, musicales y estéticas que son conducidas hacia la creación de una pieza de teatro-foro, construida colectivamente a partir de la participación y una pieza de teatro que presenta una historia sobre una opresión.

A partir de la participación en el proceso de Reparación Colectiva adelantado por la UARIV en Inzá, un grupo de mujeres campesinas vio la necesidad de continuar fortaleciéndose por medio de otras organizaciones y/o instituciones. De esta manera, solicitaron el apoyo de la Corporación Otra Escuela para potenciar sus capacidades artísticas en relación con lenguajes diversos para dignificar la memoria de sus seres queridos y resignificando el territorio afectado por el conflicto armado.

El Cauca ha sido uno de los departamentos más afectados por el conflicto armado y lo sigue siendo hoy, con la presencia de las guerrillas del ELN, el EPL y disidencias de las Farc, así como de bandas criminales dedicadas al narcotráfico.

El departamento sigue hoy presentando altos índices de vulneraciones a los derechos humanos: minas antipersonal, reclutamiento infantil, desplazamiento, confrontaciones armadas que dejan a la población civil indefensa en medio, afectaciones a la infraestructura de escuelas y centro de educación, etc.. Sin embargo, en medio de panorama de violencia, Cauca presenta también gran cantidad de iniciativas de memoria desarrolladas e impulsadas por diferentes actores. Gracias al trabajo de esas organizaciones y al reconocimiento de parte de algunas instituciones y organismos internacionales de estos esfuerzos, son muchos los ejemplos de proyectos de memoria y paz que surgen en la región.

Páginas y recursos en internet:

Publicado en Cauca
Vereda La Selva, Caloto, Cauca
Abracitos Nasa da cuenta del proceso de memoria histórica liderada por niños y niñas entre los 4 y los 14 años del resguardo indígena de Huellas en Caloto, Cauca. La iniciativa de memoria está enfocada al trabajo con niños y niñas víctimas del conflicto armado desde terapias psicosociales y socioculturales en pro del fortalecimiento del buen vivir y sanar desde el corazón; además de potenciar y difundir sus ejercicios de memoria llevando la experiencia a otros resguardos.

Los gestores de memoria que fueron capacitados en años anteriores, propusieron hacer un trabajo con los niños de la vereda La Selva, zona especialmente tocada por el conflicto armado. En este ejercicio participaron 43 niños de La Selva y 3 de la vereda Pajarito. Tras 13 talleres surge la iniciativa de la Guardia, el árbol de la vida y hacer una tulpa.

El departamento del Cauca ha sido una de las regiones más afectadas por la guerra, allí se han asentado históricamente diversos grupos armados que han agudizado las complejas condiciones sociales del territorio, marcadas por la pobreza de la gran mayoría de sus habitantes, la desigualdad social y el despojo. A partir de 1954 se registra la presencia de grupos armados, con la llegada desde el Tolima de la guerrilla liberal, tras los bombardeos en Villa Rica; hacia principios de la década de 1960, la primera agrupación paramilitar denominada las autodefensas campesinas de Ortega.

Caloto se encuentra ubicado en la cordillera central, un territorio de gran interés para los actores armados por las posibilidades de movilidad hacia el Pacífico y como corredor para el tráfico de armas y drogas. Este municipio ha sido afectado en toda el área geográfica siendo las mujeres y niñas y niños, los grupos poblacionales más afectado. 

Publicado en Cauca

Niños, niñas y adolescentes Nasa, realizaron tres cortos audiovisuales donde expresaron su percepción en el territorio, su cultura y los retos que como comunidad deben asumir en medio del conflicto armado.

En Toribío, Cauca, un grupo de estudiantes de tres instituciones educativas realizaron un ejercicio de memoria, de acercamiento a su cultura, a las raíces, ancestros y tradiciones del pueblo Nasa y, desde sus propias miradas, abordaron algunas problemáticas relacionadas con el conflicto armado y el impacto que ha tenido en sus comunidades: drogadicción, la pérdida de lugares ancestrales, afectaciones a la naturaleza y las formas de organización que han desarrollado como comunidad.

El proyecto, donde participan niños y niñas de los grados séptimo a noveno de tres colegios del municipio: La Primicia, El Sesteadero y Eduardo Santos, consiste en brindar herramientas comunicativas a los participantes para que exploren las memorias de su pueblo con relación a lo que han sufrido por el conflicto armado, pero desde un enfoque que demuestre la resistencia que como pueblo han hecho frente a los actores armados y, por supuesto, que fueran ellos mismos quienes construyeran sus relatos.

Los habitantes de Toribío hablan de más de 600 tomas y hostigamientos de la guerrilla al municipio caucano. Hay quienes dicen que perdieron la cuenta cuando ya habían sobrepasado las 250 y la Policía registra, al menos, 73 hechos violentos de este tipo.

Toribío y el departamento del Cauca en general han padecido la guerra de forma directa y aún hoy el conflicto sigue presente en el territorio con guerrillas y disidencias de las FARC. Sus habitantes lo saben de primera mano y la labor de los reporteritos, coordinada con gestores de memoria de la comunidad Nasa y el acompañamiento del CNMH, era investigar, preguntar e informar a sus compañeros por medio de tres cortos documentales. Así, con estas tres propuestas audiovisuales realizadas por los “Reporteritos de la memoria”, los estudiantes que participaron en la iniciativa nos acercan a su cultura y a sus reflexiones sobre el pasado y la memoria.

Guardias / Institución Educativa Eduardo Santos

Un ejercicio de acercamiento que hacen los estudiantes El Roblar: historia y memoria / Institución Educativa La Primicia

Siguiendo nuestro sueños por el camino de los Mayores / Institución Educativa El Sesteadero

Reporteritos de la memoria

Publicado 23 Ago 2019

Niños, niñas y adolescentes Nasa, realizaron tres cortos audiovisuales donde expresaron su percepción en el territorio, su cultura y los retos que como comunidad deben asumir en medio del conflicto armado.

En Toribío, Cauca, un grupo de estudiantes de tres instituciones educativas realizaron un ejercicio de memoria, de acercamiento a su cultura, a las raíces, ancestros y tradiciones del pueblo Nasa y, desde sus propias miradas, abordaron algunas problemáticas relacionadas con el conflicto armado y el impacto que ha tenido en sus comunidades: drogadicción, la pérdida de lugares ancestrales, afectaciones a la naturaleza y las formas de organización que han desarrollado como comunidad.

El proyecto, donde participan niños y niñas de los grados séptimo a noveno de tres colegios del municipio: La Primicia, El Sesteadero y Eduardo Santos, consiste en brindar herramientas comunicativas a los participantes para que exploren las memorias de su pueblo con relación a lo que han sufrido por el conflicto armado, pero desde un enfoque que demuestre la resistencia que como pueblo han hecho frente a los actores armados y, por supuesto, que fueran ellos mismos quienes construyeran sus relatos.

Los habitantes de Toribío hablan de más de 600 tomas y hostigamientos de la guerrilla al municipio caucano. Hay quienes dicen que perdieron la cuenta cuando ya habían sobrepasado las 250 y la Policía registra, al menos, 73 hechos violentos de este tipo.

Toribío y el departamento del Cauca en general han padecido la guerra de forma directa y aún hoy el conflicto sigue presente en el territorio con guerrillas y disidencias de las FARC. Sus habitantes lo saben de primera mano y la labor de los reporteritos, coordinada con gestores de memoria de la comunidad Nasa y el acompañamiento del CNMH, era investigar, preguntar e informar a sus compañeros por medio de tres cortos documentales. Así, con estas tres propuestas audiovisuales realizadas por los “Reporteritos de la memoria”, los estudiantes que participaron en la iniciativa nos acercan a su cultura y a sus reflexiones sobre el pasado y la memoria.

Guardias / Institución Educativa Eduardo Santos

Un ejercicio de acercamiento que hacen los estudiantes El Roblar: historia y memoria / Institución Educativa La Primicia

Siguiendo nuestro sueños por el camino de los Mayores / Institución Educativa El Sesteadero

Publicado en Noticias CNMH
Página 1 de 2

Más noticias de memoria

  • 1
  • 2
  • 3
Prev Next

Empiezan las jornadas de Fortalecimiento…

21-08-2019 Noticias CNMH

Empiezan las jornadas de Fortalecimiento y Registro de Archivos de Derechos Humanos y Memoria Histórica

El registro de archivos de Derechos Humanos es parte del deber de memoria del Estado y aporta a la reparación... Más información

Lanzamiento digital del informe Voces qu…

19-08-2019 Noticias CNMH

Lanzamiento digital del informe Voces que construyen. Memorias de empresarios

En un libro de crónicas y una serie de podcasts, que hoy el Centro Nacional de Memoria Histórica presenta a... Más información

La música del Pacífico: un canto a la me…

16-08-2019 Noticias CNMH

La música del Pacífico: un canto a la memoria y a la reconciliación

En Colombia es característico que en agosto los vientos alisios inunden las calles y con esto un centenar de colores... Más información

¡El Museo de Memoria de Colombia llega a…

16-08-2019 Noticias CNMH

¡El Museo de Memoria de Colombia llega a Villavicencio!

Villavicencio es la primera ciudad que recibe al Museo de Memoria de Colombia con la exposición Voces para transformar a... Más información

¿Cómo los museos ayudan a la reparación …

15-08-2019 Noticias CNMH

¿Cómo los museos ayudan a la reparación simbólica?

El Museo de Memoria Histórica de Colombia, el equipo de iniciativas regionales y los enfoques diferenciales del Centro Nacional de... Más información

Sí hay Museo de Memoria en Colombia

13-08-2019 Noticias CNMH

Sí hay Museo de Memoria en Colombia

El Museo de las víctimas para las víctimas El Museo de Memoria de Colombia es un proyecto Nacional que abrirá sus... Más información

Tiempos de Vida y Muerte, el portal de l…

12-08-2019 Noticias CNMH

Tiempos de Vida y Muerte, el portal de las memorias indígenas

El 9 de agosto, Día Internacional de los Pueblos Indígenas declarado por la Organización de Naciones Unidas, fue el día... Más información

¡El Museo de Memoria recorre Colombia!

10-08-2019 Noticias CNMH

¡El Museo de Memoria recorre Colombia!

El Museo de Memoria de Colombia -MMEC- llegará este año a Cali, Cúcuta y Villavicencio, después de su gran acogida... Más información

¿Qué está pasando en los territorios ind…

06-08-2019 Noticias CNMH

¿Qué está pasando en los territorios indígenas?

Conozca el sitio web del Informe Nacional de Memoria Histórica de los Pueblos Indígenas. Con la presentación del sitio web del... Más información

Cine + Memoria

“Canaán, templo y cuna de campesinos”

“Canaán, templo y cuna de campesinos”

01-03-2019 Cine + memoria

“Los que nos quedamos aquí no supimos lo que sufrieron los que se fueron. Y los que se fueron no supieron lo que vivimos los que nos quedamos aquí, aguantando la violencia”, dice un habitante de Canáan, municipio de Chibolo,...

JoomShaper